La piel de naranjas del levante, uno de los botánicos clave en la elaboración de cualquier ginebra que con sus aceites esenciales proporciona esos toques cítricos imprescindibles.