Por último se realiza el despalillado artesanal mediante el cual con una leve presión, limitando la rotura de semillas y el reposado en sus hollejos, conseguimos mitigar cualquier amargor no deseado y obteniendo el jugo limpio, conocido como lágrima o flor.